Cargando sitio

Hombres de cámara en Antioquia

No seríamos lo que somos si no tuvieramos la pregunta constante: ¿en qué punto se creo todo?… ¿y hacia dónde vamos?. La duda y la confrontación es la que nos empuja a la tarea de crear. El género documental divorcia lazos dependientes de la imagen con la literatura y la dramaturgia como característica intrínseca de creación.

El ejercicio documental o argumental o cualquiera que sea su nivel o estilo audiovisual, requiere de profesionales que lo hagan posible. Ya en el año 1927 el soviético Dziga Vertov nos enteró de la fortaleza de las imagenes a través del operador de cámara en su memorable y mítica “El hombre de la cámara“. No tan distante de esa percepción de oficio, un grupo de estudiantes de Comunicación Social de la Universidad Eafit en la ciudad de Medellín se dio a la tarea de recopilar testimonios y documentos que los acercaran a la esencia del camarógrafo pero situándolos en un contexto local, pretendiendo ante todo rendir homenaje a tantas personas que ayudaron a forjar lo que hoy consumimos frente a una pantalla de televisión local o nacional.

Medellín es una de las ciudades que más produce televisión y una de las que más capacita personas para dicho oficio, después de Bogotá.

Este documento audiovisual cuenta cómo fue el inicio de este oficio y cómo ha sido la participación de los camarógrafos antioqueños en el registro de los diferentes hechos que forman parte del imaginario cultural paisa. Desde 1978, ellos, con sus imágenes y sus vivencias en diferentes géneros televisivos han sido parte fundamental en la tarea de documentar y narrar muchas de las historias que han ocurrido en el departamento de Antioquia y que hacen parte de la memoria del país.

Según el realizador Jorge Saldarriaga, una de las tareas más complejas en estos casi dos años de producción era la difícil consecución de imágenes de los camarógrafos ejerciendo el oficio; ante el pago por derechos de autor en imagenes de archivo,  y sin contar con ninún presuspuesto tocó acudir a los archivos personales e incluso recerear o falsear algunas referencias a fin de darle credibilidad a los testimonios de los protagonistas. Como anécdota especial había que sortear la particular posición de los protagonistas ya que ahora se encontraban frente a la cámara y no con ella al hombro.

Historias, anécdotas, dolores, alegrías y sinsabores del oficio, en las caras y voces de 8 profesionales de la cámara en Antioquia: Hernan humberto Restrepo, Rafael Botero, Dabián Zuluaga, William Mesa, Luis Fernando “Paco” Ramírez, Fredy Ocampo, Angel Ruiz, Danilo Zuluaga y Olga Gaviria.

El documental tiene una duración de 30 minutos y los tres realizadores (Jorge Saldarriaga, David Vásquez y Arturo Arango) esperan que este homenaje a los tantos que han ayudado a construir la memoria audiovisual regional y nacional, haga eco en el espectador.

Autor: admin

Compartir esta publicación en

Deja un comentario