Cargando sitio

III Concierto Temporada 2012 3

NOTAS AL PROGRAMA
Por Juan Fernando Velásquez O.
LA TRADICIÓN EN LA CONSTRUCCIÓN DE UN LENGUAJE MUSICAL
La tradición siempre ha sido objeto de polémicas, en la composición musical suele ser un concepto que se emplea en diversas vías. La primera, como un imaginario contra el cual se compone, es una postura que puede asociarse fácilmente con las vanguardias, en las que se puede ubicar a los artistas que buscan la construcción de un estilo propio y diferente, que busca alejarse de cánones y parámetros existentes previamente. Es pues la tradición en sí misma contra lo cual estos artistas se expresan. En la otra orilla, la tradición es un recurso de gran utilidad que busca validar el lenguaje musical desde el cual se compone, por lo que el autor acude a recursos retóricos, que el considera, son conocidos por el público, recursos que a su vez enriquece desde su papel de creador. Un buen ejemplo de esta posición es la Segunda sinfonía de Brahms, una obra de un “romanticismo clásico”, es decir, un romanticismo que no es estrictamente de ruptura o vanguardia, por ello, es posible rastrear a través de ella otros grandes maestros de pasado como Beethoven, en pocas palabra, se trata de obra que es una digna heredera de una tradición.
En Quiet city, encontramos un punto intermedio entre las dos posturas anteriores, pues la tradición se emplea como un recurso para construir un lenguaje nuevo, que algunos inclusive se atrevieron a califica en su momento como de “vanguardia”, es pues la lectura de una manera diferente de la tradición la que hace que esta sea vista al mismo tiempo como algo nuevo.
En el Concierto para dos pianos y orquesta de Poulenc, la tradición aparece como una reacción a la vanguardia, como un medio para defenderse a sí misma, sin embargo, y al igual que en Quiet City, se trata más de una relectura, de una reinterpretación de la tradición desde el hoy del compositor.
AARON COPLAND (1900-1990). Quiet City
Copland fue un compositor multifacético y reconocido defensor de la música contemporánea, que intentó acercar al público. Sin embargo, también fue un pionero en la búsqueda de lo que el mismo definió como “el sonido auténticamente estadounidense”. Como hijo de inmigrantes,
acudió con frecuencia a elementos de lo que el consideraba una cultura mestiza; durante esta búsqueda, acudió a la figura del inmigrante y el colono, que aparecen en algunas de sus obras más populares de este período como el ballet Appalachian Spring.
Al igual que otras de sus más populares, Quiet city, fue creada como una pieza de música incidental para una obra de teatro del mismo nombre presentada por el Grupo de Teatro de Nueva York en 1939. El guión fue escrito por lrwin Shaw, que, como Copland, era un hijo de inmigrantes que había pasado su niñez en Brooklyn.
A pesar de ser recordado principalmente como novelista, la gran aspiración de Shaw fue ser un reconocido dramaturgo. La trama de “la ciudad tranquila” se centra en un hombre de negocios que rechaza su origen judío, así como sus sueños de convertirse en un poeta, él cambia su nombre y se convierte en el presidente de una tienda por departamentos. Mientras tanto, su hermano sigue siendo un personaje no convencional en la sociedad. El drama, una fusión de realismo y fantasía, gira sobre la conflictiva relación entre ambos personajes que representan dos formas distintas de ver el mundo y la vida.
Aunque la producción no fue exitosa y fue retirada después de un par de presentaciones previas, Copland retomó la música en 1940 con un nuevo guión y la llevó a un formato de orquesta de cuerda con trompeta y Corno Inglés solistas. El nuevo guión de Copland se centra en un joven trompetista que imagina los pensamientos nocturnos de muchas personas diferentes en una gran ciudad y toca la trompeta para expresar sus emociones y despertar las conciencias de los otros personajes y de la audiencia, el corno inglés fue añadido por Copland para establecer un contraste con las ideas expuestas por el trompetista.

Concierto

Autor: popeosorio

Compartir esta publicación en

Deja un comentario